Oración a San Cipriano para amarrar un hombre

Poderosa oración a San Cipriano para amarrar a un hombre, y recuperar el amor…

Por los poderes de San Cipriano y de las 3 almas que vigilan San Cipriano__(Nombre y apellidos de la persona deseada)__ vendrá ahora detrás de mí _(Su nombre y apellidos)_, va a venir arrastrándose y enamorado lleno de amor, de deseo para volver y pedirme perdón por mentir y para pedirme en noviazgo y más tarde en boda lo más rápido posible.

San Cipriano tendré ese poder que el olvide y deje de una vez cualquier mujer que pueda estar en su cabeza y vuelva a asumirme y declararse para que todos vean. San Cipriano aleje de _(Nombre y apellidos de la persona deseada)_ cualquier mujer, que él me busque en todo momento hoy y ahora, deseando estar a mi lado, que él tenga la certeza que soy la mujer perfecta para él, que_(Nombre y apellidos de la persona deseada)_ no pueda vivir sin mí y que _(Nombre y apellidos de la persona deseada)_ siempre tenga mi imagen en su pensamiento en todos los momentos.

Ahora donde este con quien este, el me buscara porque el pensamiento de él está en mí. Y al acostarse que sueñe conmigo y al despertar que piense en mí y me desee, al comer piense en mí, al pisar que piense en mí, en todos los momentos de su vida piense en mí.

Que quiera verme, sentir mi olor, tocarme con amor, que (Nombre de la persona deseada) quiera abrazarme, besarme, cuidarme, protegerme, amarme las 24 horas de todos sus días haciendo así, que él me ame más y que sienta placer solo por oír mi voz.

San Cipriano haga a (Nombre de la persona deseada) sentir por mí un deseo fuera del normal, como nunca sintió por otra persona y nuca sentirá. Que haya placer solo conmigo, que haya deseo solamente por mí y que su cuerpo solo a mi pertenezca, que solo tenga paz si está bien conmigo.

Te agradezco a ti San Cipriano por estar trabajando a mi favor y voy a divulgar tu nombre en pago de amansar a (Nombre de la persona deseada) y traerlo enamorado, cariñoso, devotado, dedicado, fiel y lleno de deseo a mis brazos.

Rezar por 3 días seguidos. Empezar viernes. Encienda una vela roja y déjela quemar por completo.